domingo, 12 de abril de 2015

MÉTODO MORELLI


Consiste en el examen de la 'estilometría visual' de un cuadro, buscando características similares en otras obras reconocidas del autor.
Últimamente, esta técnica está cobrando entre los estudiosos de la pintura antigua, tanta o más fuerza que los métodos que se venían utilizando en los últimos decenios: espectrografía, radiografía con rayos X, aplicación de luz rasante y ultravioleta o análisis de tejidos y pigmentos.

Cómo resuelve un pintor determinados problemas de una composición, basándose en experiencias anteriores, nos lleva a una sutil pero firme convicción de la veracidad de una autoría.

Aplicando el examen del estilo a un determinado cuadro, por ejemplo

 
JOSÉ MORENO CARBONERO
"Aguadores en las afueras"    DETALLE

y comparándolo con una compleja composición de gran tamaño, donde describe una figura semejante

JOSÉ MORENO CARBONERO
"La romería del Rocío"   DETALLE

podemos observar la gracia compositiva de la mujer y el jumento en ambas obras, aunque la segunda fuera mucho más ambiciosa.
De igual forma, el simple detalle de marcar en el óleo fresco, las ventanas en la lejanía, con la punta invertida del pincel, es algo que caracteriza personalísimamente a un autor, como se aprecia a continuación

JOSÉ MORENO CARBONERO
"Aguadores en las afueras"   DETALLE
-se puede identificar la torre de la Iglesia de Santiago El Mayor (Alcalá de Guadaíra)-


J. MORENO CARBONERO
"Vista panorámica de Santiago de Compostela"   DETALLE

Y sobre todo, cuando el pintor ha creado un determinado efecto, totalmente original y producto de muchísimas horas de estudio y pruebas, llegando casi a identificársele por él. Es el caso de 'efecto de sol en el camino':

J. MORENO CARBONERO
"Camino de la Feria"
O/L. Antiquaria, Tomo VI, pág.261

El Método Morelli no se contrapone al estudio grafológico de la firma, sino que lo utiliza de complemento:


Hay autores que tienen una grafía muy homogénea a lo largo de toda su trayectoria, casos de MORENO CARBONERO o JOSÉ NOGALES. Y otros sumamente variables, por cambios en el estado de ánimo -MARTÍNEZ DE LA VEGA- o por simple evolución, como MUÑOZ DEGRAIN (consecuencia de su longevidad) y JOSÉ DENIS en su versatilidad, por poner ejemplos dentro de esta Escuela. Las inclinaciones; los trazos en su grosor, efectuados a punta de pincel, a veces ensalivado; la ausencia o no de puntuaciones; o realizar la firma primero a lápiz y retintar a color, como BLANCO CORIS y casi todos los que fueron alumnos de Ferrándiz.
La elección de ángulos o el lateral para firmar, impidiendo estorbar al tema; determinadas opciones de colores puros o usar el último pigmento utilizado al acabar el cuadro.

Algunos eran reticentes para estampar su firma, dejando secar primero la obra, esperando efectuar correcciones o "pentimentis", y hasta por simple desidia había quien firmaba muchos años después de terminado el cuadro o el dibujo, no dándose esta circunstancia en la acuarela.
En la carpeta de dibujos que DENIS se trajo de Roma, éstos venían sin firma y fue casi al final de su vida cuando a petición de su nuera -Leonie Martín Lapadu-, firmó aquéllos que más le gustaban (el grafito de la firma es distinto al del dibujo).

JOSÉ DENIS
-Bocetos preparatorios-
Dibujo a lápiz y carboncillo s/papel  20x26 cms.
Subastas "Fígaro" (II-2016), Sevilla




Firmado al ejecutar el dibujo
(con la misma mina del lápiz)



JOSÉ DENIS
"Flautista desnudo"
Lápiz s/papel   40x27 cms.
Firmado y fechado 1875
/dibujo académico de su segunda etapa en Roma/
Colección particular, Málaga




Firma y fecha del propio autor
añadidas años después
(distinta mina de lápiz)


Son características que la perspicacia del atento observador, asumirá como elementos de juicio, a añadir al conjunto de pruebas a favor o en contra de la autenticidad de la obra.

Y al final, algo empírico: la intuición del primer 'golpe de vista', heredera de la experiencia.


Núm. 15

No hay comentarios:

Publicar un comentario