miércoles, 22 de julio de 2015

El último de los géneros

En la Academia de Bellas Artes de Málaga, dentro del programa pedagógico de su director Bernardo Ferrándiz, se nombró profesor suplente de la Escuela a José María Bracho Murillo, que daba clases de dibujo en el colegio femenino de la Asunción. Ferrándiz atendía así la recomendación del Presidente de la Institución -el Marqués de la Paniega- que era amigo personal de Bracho e intentaba remediar en lo posible la precaria situación económica de este pintor; en octubre de 1878 se le nombró Ayudante de la nueva asignatura "Clase de Señoritas", que comprendía una sección de Pintura de Flores y donde enseñaba a las alumnas a componer bodegones florales y naturalezas inanimadas (véase capítulo núm. 17: "VIDA EN LAS FLORES").

JOSÉ M. BRACHO MURILLO (1827-1882)
"Bodegón del ventanuco"
Óleo s/lienzo fechado en 1877
Firmado: Murillo Bracho J
Colección particular, Sevilla

Esto demuestra que en el último tercio del XIX, este tipo de pintura había pasado a figurar en segundo término, lejos del reconocimiento que había tenido en el pasado.


HANS HOLBEIN el Joven (1497-1543)
"Los embajadores"
Óleo s/tablas de roble  209x207 cms.
Realizado en 1533
National Gallery, Londres

En la parte central de esta obra hay pintada una naturaleza muerta, con elementos concernientes a la biografía y actividades de los retratados, que ha sido considerada obra maestra en su género

y bajo la estantería inferior el pintor ubicó una extraña figura

Cráneo visto en anamorfosis.
/Delante del cuadro, la mejor forma de lograr verlo, es tomar el dorso de una cuchara y ladearla hasta ver la imagen reflejada en su pulida superficie./
En esta obra se constata que el bodegón de objetos inanimados es una excusa para el fin que se proponía el pintor, convirtiéndose en objeto secundario del doble retrato.


En el último tercio del mismo siglo, un diseñador de tapices y vitralista de iglesias, apellidado Arcimboldo -hijo de un pintor de la Catedral de Milán- utilizaba sus pinturas de frutas y verduras para elaborar rostros humanos caricaturescos, que llamaron la atención del desequilibrado monarca Rodolfo II, quien en agradecimiento a que lo había retratado como el dios Vertumno, lo nombró Conde Palatino.

GIUSEPPE ARCIMBOLDO (1527-1593)
"Retrato con verduras"
Óleo s/tabla
Museo Cívico Ala Ponzone, Cremona (ITALIA)










"Retrato con verduras"
-girado 180 grados-

/Fueron los pintores surrealistas y principalmente Salvador Dalí, quienes rescataron del Renacimiento italiano las obras manieristas, redescubriendo estos cuadros invertidos que habían sido menospreciados en el siglo XIX/.



En 1580 el hijo de un zapatero, aunque nacido y criado en Moravia, se trasladó a Viena y se hizo ayudante de pintor, añadiendo flores y frutos como efectos secundarios a los cuadros de su maestro Van Valckenborch. Se llamaba Flegel y cuando decidió pintar con independencia, se convirtió en el primer pintor alemán de naturalezas muertas.

GEORG FLEGEL (1566-1638)
"Merienda con huevos fritos"
Óleo s/tabla
Galería Municipal de Aschaffenburg, Baviera (Alemania)

Pronto surgieron cualificados artistas que eligieron este tipo de pintura que aunaba lo decorativo con lo costumbrista, llegándose a crear múltiples escuelas especializadas en bodegones y naturalezas muertas.

PIETER CLAESZ (1597-1661)
"Bodegón con pastel turco"
Óleo s/tabla   75x132 cms.
Pintado en 1627
Rijksmuseum, Amsterdam (Holanda)
/Los pintores holandeses Pieter Claesz y Willem Claesz Heda, dominaron la técnica del bodegón barroco y crearon una pléyade de seguidores en centroeuropa, haciendo que se distinguiera el estilo protestante -muy recargado- del español y católico, más sobrio y sencillo./

A un alto nivel dentro de la pintura de bodegones, en clara competencia con la flamenca, destaca la Escuela catalana en el siglo XVIII, teniendo a Viladomat como su máximo representante

ANTONI VILADOMAT i MANALT (1678-1755)
"Bodegón de mariscos, peces y recipientes"
Óleo s/lienzo   65x99 cms.  (c.1740)
Museo del Prado, Madrid


En el país vecino, el hijo de un ebanista que hacía billares en París, en 1724 se consagró dentro de esa tradición barroca de complejos y simbólicos cuadros, como maestro pintor en la Académie de Saint Luc, y su preferencia por la pintura de bodegones -aún considerada de inferior rango a la historicista y la mitológica- no mermó sus méritos, dada la pulcritud de esas producciones que llamaron la atención de la Corte.

JEAN SIMEON CHARDIN (1699-1779)
"La raya"
Óleo s/lienzo   115x146 cms.
Pintada en 1733
Museo del Louvre, París
/A la presentación de este cuadro, fue admitido en la Real Academia de Pintura y Escultura de Francia, y en 1757 sus obras habían alcanzado tal fama que Luis XV le concedió estudio y vivienda en el Louvre./

No corrió la misma suerte en la Corte española un gran pintor que jamás llegó a ver el lado amable -en el sentido económico- de su profesión. En 1759 Luis Meléndez recibió el encargo de realizar una serie de bodegones para el Gabinete de Historia Natural del que iba a ser rey de España, Carlos IV, entonces Príncipe de Asturias y que andaba entretenido entre su colección de relojes y algunos trabajos de aficionado a la ebanistería, para desesperación de su padre, el buen rey Carlos III.

LUIS EGIDIO MELÉNDEZ (1716-1780)
"Salmón, limón y vasijas"
Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona
/Pintado en 1772, acompañó una nota al Príncipe diciendo que no tenía medios económicos ni siquiera para alimentarse. Después de haber hecho más de 40 naturalezas muertas, murió en la más absoluta pobreza y totalmente abandonado de todos. (Recomendamos la visita a la pág. ElDibujante.com, en su artículo "El indigente que pintaba comida" de JUAN MURO)/


Las Academias, desde finales del siglo XVIII pusieron al género del que hablamos, en el último escalafón de las categorías artísticas, con las lagunas que -adentrándose en el impresionismo- formuló Goya, y sólo más tardíamente el Realismo les devolvió la importancia que merecían.

FRANCISCO de GOYA y LUCIENTES (1746-1828)
"Doradas"
Óleo s/lienzo   45x63 cms.
Museum of Fine Arts of Houston (USA)
/Pintado en 1808, en plena Guerra de la Independencia contra la invasión napoleónica, el pintor nos transmite a través de los ojos de los peces muertos, el sentimiento trágico que en aquellos momentos vivía el pueblo español. Es por tanto un cuadro simbolista, más que un simple 'bodegón de pescado', por muy excepcional obra impresionista que se quiera ver en él./


Un pintor malagueño, formado en la Escuela de su ciudad y después en la de San Fernando de Madrid, como discípulo de Murillo Bracho se especializó en la pintura de bodegones. Fue profesor del Real Colegio de El Escorial y concurrió a las Exposiciones Nacionales de 1884, 1887 y 1893.

JOSÉ ARIAS RAMÍREZ  (c.1850-1945)
"Florero"
Óleo s/lienzo   100x66 cms.
Dedicatoria: A mi querido amigo / El Sr. Dn. Eduardo Escalona
Firmado: J. Arias Ramirez.
Subastas SETDART (VI-2015), Barcelona

Tanto en las flores como en su recipiente, se nota la clara influencia de su maestro don José María Bracho, al que de igual manera emuló en las naturalezas muertas con pescados de la costa malagueña:




J. ARIAS RAMÍREZ
"Bodegón de peces"
Óleo slienzo   28'7x41'7 cms.
Firmado: Arias Ramirez
Museo de Bellas Artes de Córdoba


JOSÉ ARIAS RAMÍREZ
"Bodegón de peces"
Óleo s/tabla   16x35 cms.
Dedicatoria: A mi querido amigo Dn. F. Casilari
Firmado: J. Arias Ramirez.
Colección particular, Málaga


Menos conocidos, los 'bodegones de aves' han merecido también la atención de muy buenos pintores españoles desde los siglos XVII al XIX, contando el Museo del Prado con 729 obras de esta especialidad, pertenecientes a 136 especies distintas de aves y pájaros.

FEDERICO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ (1841-1910)
"Una madre con sus hijos"
Óleo s/lienzo   89x63 cms.
Firmado: F°. Jimenez y Fern./dez  (1885)
Museo de Málaga -depósito del M. del Prado-


XAVIER CAPPA MUÑOZ (1856-1909)
"Gorriones a la gresca"
Óleo s/lienzo   24x33'5 cms.
Dedicatoria: A mi amigo J.A. García de Castro
Firmado: X. Cappa
Colección particular, Málaga


Don Bernardo Ferrándiz, dejando las flores a Bracho Murillo y a los discípulos de éste: Nogales, Grarite, Rodríguez Salinas, Arias Ramírez y otros, nos sorprende con una naturaleza muerta que hasta ahora había permanecido inédita según el catálogo de obras del pintor publicado por Teresa Sauret en la monografía dedicada a Ferrándiz (Edit. Benedito, 1996-Málaga)

BERNARDO FERRÁNDIZ BÁDENES (1835-1885)
"Bodegón musical"
Óleo s/lienzo   71x91 cms.
Firmado y fechado en 1871
Subastas Ansorena (V-2011), Madrid


En septiembre de 1885, en Neunen (HOLANDA) el párroco de su iglesia católica prohibía a un pintor algo desequilibrado llamado Vincent van Gogh trabajar con modelos femeninos, por estar en boca de todo el pueblo que había dejado embarazada a una joven campesina que había posado para él. El pintor se refugia entonces en objetos de interior y -con tonos apagados y sombríos- pinta bodegones, que nunca llegará a vender pues son incomprendidos por quienes le rodean; su hermano Theo -una vez más- será el receptor de ellos.

VINCENT van GOGH (1853-1890)
"Bodegón de verduras y frutas"
Óleo s/lienzo   33x43 cms.
Museo Nacional Van Gogh, Amsterdam (HOLANDA)


En América -primero en New York y después en México, donde había fijado definitivamente su residencia tras la Guerra Civil española-, un integrante tardío de la Escuela Malagueña pintaba también innovadoras naturalezas muertas, junto a importantes retratos de encargo de insignes personalidades y una muy personal temática de paisajes (ver capítulo núm. 48: "PINTORES DE AGUA DULCE").

JUAN EUGENIO MINGORANCE NAVAS (1906-1979)
"Still life"
Óleo s/lienzo   76x62 cms.
Firmado: Mingorance
Treadway Toowey (IX-2014), Illinois / USA


Entrada ya la segunda mitad del siglo XX, un entonces joven pintor de Málaga -hijo de un conocido relojero de la ciudad- exponía por primera vez sus cuadros en la Casa del Consulado (Sociedad Económica de Amigos del País) y entre la muestra, colgaba una original naturaleza muerta:

ENRIQUE BRINKMANN PARAREDA (Málaga, 1938)
"Bodegón de pintura"
Óleo s/lienzo   61x50 cms.
Firmado: Brinkmann / 1957
Colección particular, Málaga

Con los años, este joven se decantaría como uno de los máximos exponentes de la pintura abstracta nacional, pues abandonando sus estudios de Perito Industrial derivó pronto hacia la avanzadilla del arte europeo, sin dejar de lado su compromiso con la política -llegó a ser senador por el grupo independiente Senado Democrático-.

                                                                             








                                                                               E. BRINKMANN
                                                                               -retrato fotográfico-

/Actualmente su obra está representada
en las más importantes colecciones privadas
y en los siguientes museos:
                                                 -The Museum of Modern Art, New York (USA)
                                                 -Gemäldegalerie Wallraf-Richart, Colonia (ALEMANIA)
                                                 -Museo de Arte Moderno, Barcelona
                                                 -Gallery Bavaroise, Munich (ALEMANIA)
                                                 -Museo de Arte Abstracto, Cuenca (ESPAÑA)
                                                 -Museo Español de Arte Contemporáneo, Madrid./



Otro pintor, famoso internacionalmente por sus bodegones realistas cargados de paquetería, cuya infancia y adolescencia transcurrieron en Antequera, fue nombrado 'Hijo Predilecto' de esa ciudad, dedicándole una sala su Museo Municipal:

CRISTÓBAL TORAL RUIZ (Torre Alháquime -Cádiz-, 1940)
"Después de Las Meninas"
Óleo s/lienzo   287x237 cms.
Firmado: C. Toral   (1975)
Museo de la Ciudad de Antequera
-Palacio de Nájera-, Antequera (Málaga)
/Este autor se formó en la Academia de San Fernando de Madrid y en 1963 obtuvo Primera Medalla en la Escuela de Paisajistas del Paular. En 1977 concursó en la XXIII 'Bienal de Fiorino' (Florencia) representando a España y consiguiendo el Primer Premio, lo que supuso su definitiva proyección internacional. Su excepcional trayectoria artística mereció se le concediera en 1995 la Medalla de Oro de Andalucía./



Con los antecedentes que hemos expuesto como ejemplo, podemos concluir este trabajo afirmando que
NO HAY GÉNERO MENOR
NI OBRA PEQUEÑA, 
SI EL ARTISTA ES GRANDE.



Núm. 60


No hay comentarios:

Publicar un comentario