jueves, 8 de octubre de 2015

Esclavitud y prostitución

El más bello desnudo que se conserva en el "Museo de la Aduana" de Málaga, ofrece un encuadre con el punto de observación tan alto que más bien parece una toma cinematográfica. El color mórbido y sensual de las carnaciones de la muchacha y su postura rendida ante el pudor y la vergüenza, hacen que el espectador del cuadro sienta rubor ante este magnífico y lacerante ejemplo de flagrante esclavitud.

JOSÉ JIMÉNEZ ARANDA (1837-1903)
"Una esclava en venta"
Óleo s/lienzo   100x82 cms.
Cartel (manuscrito en griego):
-Rosa de 18 años, en venta por 800 monedas-
Firmado: JZ Aranda   (c. 1897)
Museo de Bellas Artes de Málaga

La palabra PROSTITUCIÓN tiene su etimología en el término latino "prostituere":
exhibir para la venta.
De ahí que en la antigüedad y en mujeres jóvenes, pueda relacionarse casi siempre la esclavitud con el sometimiento sexual al amo, bien para uso propio o cesión a terceros mediante lucro.
Con la progresiva conquista romana de las antiguas zonas griegas, los vencedores utilizaron a las mujeres esclavas mayoritariamente como prostitutas.


JEAN-LÉON GÉRÔME (1824-1904)
"Venta de una esclava"    DETALLE
Óleo s/lienzo
Pintado y firmado en 1884
Musée de l'Ermitage, Saint Petersbourg (Rusia)

Los filósofos clásicos como Aristóteles habían defendido siglos antes la esclavitud de los débiles y oprimidos, como medio de que los amos dispusieran de tiempo libre para dedicarse a la filosofía y la política.
Y en oriente, en el ámbito judío, se citaba a la Biblia: "...de las naciones paganas que os rodean, de ellas podréis tomar esclavos y esclavas" (Levítico 25:44).


JEAN LÉON GÉRÔME
"El mercado de esclavos"    DETALLE
Óleo s/lienzo   85x64 cms.
Firmado (c.1866)
Clark Art Institute, Williamstown (USA)


JEAN LÉON GÉRÔME
"Phryné en el Areopagus"
Óleo s/lienzo   80x128 cms.
Firmado en 1861
Kunsthelle, Hamburgo (Alemania)
/Friné, la bella hetaira griega -esclava del escultor Praxíteles- acusada de impiedad, es desnudada ante el jurado por el abogado defensor, como último recurso para obtener su absolución/


La esclavitud se convirtió en los primeros siglos de nuestra era, en la mayor fuente de aprovisionamiento de mujeres para los lupanares, y la forma fácil de nutrir de prostitutas los carros de acompañamiento de las legiones, para solaz de la soldadesca.


OSCAR PEREIRA da SILVA (1865-1939)
"Esclava romana"
Firmado: Oscar P da Silva
Colección privada



GUSTAVE BOULANGER (1824-1888)
"Mercado de esclavos"
Firmado y fechado en 1882
Colección privada

Además de los cautivos de guerra, la sanción penal a los delincuentes era otra fuente de suministro de esclavos.
En el siguiente cuadro, una bella ladrona de joyas terminará sus días en un lupanar, a merced de la dueña del establecimiento a la que será vendida.

ANTONIO FABRÉS COSTA (1854-1938)
"La condenada"
Óleo s/lienzo   120x59 cms.
Colección particular, Barcelona
/Este pintor había abandonado la escultura por la pintura, llegando a ser Medalla de Honor en el Salón de París de 1895/


Después de 1487, durante la última fase de la Reconquista -Guerra de Granada- gran parte de los habitantes musulmanes de la ciudad conquistada de Málaga, se vendieron 'a granel' como esclavos.

JEAN-LEÓN GÉRÔME
"El mercado de esclavos"   DETALLE
-imagen completa en capítulo Núm. 53: /CONTAMINACIÓN/-
Óleo s/lienzo    85x64 cms.
Firmado: JL Gérôme   (c.1866)
Clark Art Institute, Williamstown (USA)

Los encargados de tan execrable leva, fueron los moros renegados que habían sido colaboracionistas de los sitiadores de Málaga, que rápidamente cambiaron sus nombres de etnia árabe por otros cristianos; estos interesados conversos que administraron -como premio a su traición- el reparto de esclavos de su propia raza, habían sido hábilmente utilizados por el rey Fernando para dividir las fuerzas defensoras, propiciando la rendición y entrega de la Ciudad.


BERNARDO FERRÁNDIZ (1835-1885)
"La venta de la esclava"
L. 90 cms. Firmado y fechado en 1872
Paradero desconocido



JEAN-LEÓN GÉRÔME
"Esclavas en venta"   DETALLE
Óleo s/lienzo
Firmado y fechado en 1871
Cincinnati Art Museum (USA)


ADRIEN HENRI TANOUX (1865-1923)
"Dos esclavas en venta"
Óleo s/lienzo firmado
Colección privada

Este pintor orientalista, pupilo de Léon Bonnat en la Academia de Bellas Artes de París, recreó en una serie de cuatro cuadros la historia del noble Harun y la joven Djamileh (convertida en ópera basándose en la obra literaria "Namouna" de Alfred de Musset). En ella se narran las fases por las que pasaba una joven vendida como esclava a un rico mercader turco, hasta convertirse en la favorita del serrallo gracias a su belleza y a la resignada aceptación de su destino:

ADRIEN HENRI TANOUX
"Namouna"
Óleo s/lienzo   301x401 cms.
Firmado: Adrien Tanoux  1887
/Vendido en el año 2007 en Sala Sotheby's por 216.000 euros/


ADRIEN HENRI TANOUX
"Namouna, la nueva belleza del harem"
Óleo s/lienzo firmado y fechado en 1918
Colección privada


ADRIEN HENRI TANOUX
"La odalisca Namouna"
Óleo s/lienzo   54x73 cms.
Firmado: Tanoux 1920
Galería King Street, Londres


ADRIEN HENRI TANOUX
"Namouna, la bella esclava del harem"
Óleo s/lienzo   61x46 cms.
Firmado: Tanoux  1921
Galerie de Souzy, París


En sudamérica -aún su burguesía con reminiscencias de la encorsetada moral colonial- un pintor academicista provocó a finales del siglo XIX la ira de grupos feministas chilenos, por exponer una obra en la que las activistas veían una alusión machista a la esclavitud y sometimiento de la mujer:

ALFREDO VALENZUELA PUELMA (1856-1909)
"La perla del mercader"
Óleo s/lienzo
Firmado: Enrique Valenzuela P. / 1884
Museo Nacional de Bellas Artes de Chile
/El artista, anticlerical y políticamente conflictivo, fue incomprendido en Chile pero reconocido en Europa, hasta el punto de que en 1890 la reina de España, tras la exposición de su cuadro "La ninfa de las cerezas" en el Salón de Madrid de ese año, estuvo dispuesta a adquirirlo, a lo que Valenzuela se negó porque quería llevarlo a Valparaíso. Sin embargo, rechazado de nuevo por el ambiente artístico y social de su país, retornó al viejo continente, falleciendo en 1909 ingresado en un hospital psiquiátrico de Villejuif (Francia)./


El hipócrita puritanismo inglés, aunque reconocía en esos mismos años la magnífica pintura orientalista que el pintor Ernest Normand estaba en su patria realizando, censuró como obscenas algunas de sus obras por otro motivo:

ERNEST NORMAND (1857-1923)
"The Bitter Draught of Slavery"
Óleo s/lienzo
Colección privada

La razón para ese rechazo era que se servía como modelo para los desnudos de sus cuadros de su esposa, la también artista Henrietta Ray, por lo que fue duramente criticado por la alta sociedad victoriana de la época.

ERNEST NORMAND
"La hija de la esclava"
Óleo s/lienzo
Firmado: Ernest Normand / 1886
Colección privada



En 1792, Dinamarca fue el primer país europeo que abolió el comercio de esclavos.
Y Abraham Lincoln, en 1863, consiguió prohibir la venta de seres humanos en Estados Unidos de América, después de una dura resistencia de los esclavistas estados del Sur.
No obstante, aunque la esclavitud ha sido abolida en el mundo entero, subsiste como servidumbre forzosa, trata clandestina o explotación de terceros que aprovechándose de circunstancias económicas adversas de determinadas personas, la utilizan para su propio lucro mediante el proxenetismo.
En la historia han sido escasísimos los casos de mujeres que dedicándose a la prostitución, hayan hecho fortuna y menos aún las que la conservaran, pues en su profesión la tragedia ha ido siempre de la mano del infortunio y la desgracia.


HENRI GERVEX (1852-1929)
"La última noche de Rolla"   DETALLE
Óleo s/lienzo   173x220 cms.
Firmado y fechado en 1878
Museo de Bellas Artes de Burdeos (Francia)
/La obra describe cómo Rolla -arruinado por el juego- va a arrojarse por la ventana después de haber pasado la noche con la bella y cara prostituta Marion, que duerme plácidamente ajena al suicidio que va a consumarse/
(La modelo que posó para este desnudo de Gervex, fue la actriz Ellen Andrée)


Lejos de lujosas habitaciones de hotel y retratadas en un explícito ambiente que entremezcla la esclavitud -rejas incluídas- con el insinuante ofrecimiento de servicios sexuales ante un potencial cliente -en este caso el espectador que contempla el cuadro-, un autor germano intentaba poner el dedo en la llaga:

EDMON COMTE de GRIMBERGHE (1865-1920)
"La odalisca"
Óleo s/lienzo   124x170 cms.
Firmado: E. de Grimberghe
Sala Sotheby's (V-1989), New York
/Para este lienzo, su autor se inspiró en un cuadro apenas divulgado
de uno de nuestros más famosos pintores
del siglo XVII:



BARTOLOMÉ ESTEBAN MURILLO -atribuído-
"Celestina y su pupila en la ventana"
Óleo s/lienzo   41x58'6 cms.   (c.1645)
Hermitage Museum,
San Petersburgo (Rusia)/.



Y con una soberbia composición y manifiesta elocuencia con los pinceles, el vasco Zuloaga nos dejaba también en otra magnífica obra, la evidencia de un problema enquistado en nuestro entorno y que fingimos no conocer:

IGNACIO ZULOAGA ZABALETA (1870-1945)
"Celestina"
Óleo s/lienzo   151'5x180'5 cms.
Firmado: I. Zuloaga
Museo Nacional 'Reina Sofía', Madrid
/El título del cuadro se corresponde con la escena que tiene lugar al fondo, tras la puerta acristalada: la alcahueta y dueña de la casa, capta a otra futura pupila/.


Tampoco en el arte hispanoamericano contemporáneo faltan obras de explícito contenido proxenetista, donde se adivina quién somete a las víctimas de esa explotación:

























JAIME ZAPATA  (Quito, 1957)
"Sin título"
Óleo s/lienzo
Firmado: zapata
Galería Imaginarte, Cumbayá (Ecuador)
/Residente actualmente en París, este artista formado en la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Central del Ecuador, se distingue por su mirada crítica hacia la sociedad/.



En las cuatro siguientes obras, sus autores denuncian la necesaria complicidad de quien está dispuesto a pagar determinados servicios -siempre vejatorios para la mujer- ocasionando el ejercicio de la prostitución:

JEAN-LOUIS FORAIN (1852-1931)
"El cliente"
Acuarela y tinta s/papel
Firmado: L Forain 1878
Colección privada


FÉLICIEN ROPS (1833-1898)
"Démangeaison"
Pastel y tiza negra s/cartón   25x18 cms.
Musée Rops, Namur (Bélgica)


MANUEL MONEDERO GÓMEZ (1925-2002)
"Susana y los viejos"
Óleo s/lienzo firmado
Exposición antológica 'Sala Imagen' (V-1993), Sevilla
/Encubierto con el pasaje bíblico, este autor sevillano -prácticamente desconocido en España porque vendió casi toda su obra a través de la 'Galería Dikson' de Washington- insinúa la prostitución de la 'casta' Susana (que muestra desnuda y carente de pudor) a través de las joyas que aparecen en primer término del cuadro y la actitud aparentemente condescendiente de la joven, ante los lascivos ancianos./



LAJOS MARKOS (1917-1993)
"La nueva"   DETALLE
/El pintor describe la habitación de un burdel en Nueva Orleans/
Óleo s/lienzo firmado
American Art Gallery, Carmel (EE.UU.)

Es curioso observar la vestimenta con la que en el cuadro anterior, el artista pinta al 'cliente', tan similar a la usada por un genial pintor que fue asiduo visitante de prostíbulos, como puede apreciarse en el retrato expuesto a continuación:

Fotografía 
HENRI de TOULOUSE-LAUTREC (1864-1901)
"Conde de Toulouse-Lautrec-Montfa"
/Sus padres eran primos-hermanos y se separaron cuando Henri tenía 4 años. La endogamia familiar provocó en el niño malformaciones que le acarrearon alcanzar de adulto una altura máxima de 1'52 metros. 














RICARDO OPISSO (1880-1966)
"Toulouse-Lautrec con una cabaretera"
Técnica mixta s/táblex   31x23 cms.
Firmado: opisso
Subastas DURÁN (XII-2015), Madrid 


Tanto frecuentó los burdeles y los garitos de espectáculos donde pintaba, que terminó alcohólico y sifilítico/



H. de TOULOUSE-LAUTREC 
"Mujer subiéndose las medias"
Óleo s/tabla   58x46 cms.
Firmado y fechado en 1894
Musée d'Orsay, París 
/En numerosas obras de Toulouse-Lautrec, aparece la figura de la 'madame' -especie de celestina encargada de la explotación de las pupilas en el burdel- en cuyo rostro se adivina la perfidia y maldad; sin embargo, las mujeres cuyos servicios sexuales administraba, a falta de familiares en quien volcar su cariño, la trataban con respeto e incluso agasajaban en su onomástica o cumpleaños/



HENRI TOULOUSE-LAUTREC 
"La inspección médica"
Pintado y fechado en 1894

Las prostitutas creían ingenuamente que al someterse a la inspección médica de rigor, quedaban ellas y sus clientes a salvo de contraer enfermedad venérea, cuando bien al contrario, el tacto vaginal que les efectuaba el galeno -la mayoría de las veces un simple practicante- sin guantes profilácticos y ninguna medida de higiene precautoria entre examen y examen, agravaban la posibilidad de contagio. Así, la sífilis se extendió como una lacra a finales del siglo XIX, causando estragos entre todas las clases sociales (veáse capítulo Núm. 31: "La más Fea").



Folleto publicitario
TARIFA de servicios sexuales 
"Casa Renata", Roma - enero 1923
/Enumerados los precios de los respectivos servicios, se hacía al final mención de una 'oferta' para soldados y estudiantes. Nuestros jóvenes pintores, temperamentales y ardientes, que habían sido pensionados en Roma o París por las instituciones españolas, al encontrarse en ciudad extraña y sin el afecto familiar, se convertían en 'carne de cañón' para esos establecimientos y las consecuencias de las relaciones en ellos establecidas.
Si a esto unimos que habían de alternar casi a diario con las modelos que para ellos posaban, mujeres de vida fácil extraídas del más bajo estrato social, comprenderemos los múltiples incidentes en los que se veían envueltos (ver capítulo Núm. 23: "PUDOR DE MUJER")/



Fotografía de 1900
Grupo de los más renombrados pintores franceses de finales del siglo XIX 
en el que había sido taller-estudio de HIPPOLITE DELAROCHE y GABRIEL GLEYRE.
/Marie, la bella modelo que compartían y que aparece desnuda entre ellos, murió sólo unos años más tarde, víctima de la tuberculosis y la sífilis/


Prostitución y esclavitud son la misma cosa, pues ambas subvierten la libertad del ser humano, sometiendo la voluntad del más débil y agrediendo su dignidad. En cuestión tan delicada, la sensibilidad de los artistas de la segunda mitad del XIX y primeros decenios del XX, les hizo captar con agudeza este contrasentido y por eso son tan numerosas sus obras sobre uno y otro tema.



"Quien se sirve de la esclavitud
está inmerso en un estado de conciencia
que no reconoce al esclavo"
(Gerry Spence)


Núm. 69

11 comentarios:

  1. Gonzalo , me deja usted impresionado . Su artículo es hermoso y conmovedor. Es usted un verdadero maestro.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Don José.
    Sinceramente: no merezco sus halagos, pero me alegra comprobar que estos artículos escritos con los sentimientos, tienen receptores sensibles e inteligentes.

    ResponderEliminar
  3. Te confieso - si me perites el tuteo - que me ha costado mucho "digerir" estas conmovedoras imágenes que testimonian el pudor ante la sumisión o ante una vida no elegida que, todavía en el siglo XXI, halla su mayor enemigo en la comprensión del poder judicial hacia esos agresores metódicos que, previsiblemente, se convierten en tiranos, e incluso, en asesinos. La expresividad cervantina es atemporal: "...por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres". Pese a la dureza del tema, y precisamente por ello, veo en tus comentarios a las ilustraciones una genial argumentación de la mejor literatura social contemporánea. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Gracias.
    El poder judicial -con el que trabajo codo con codo y por tanto conozco de cerca- depende del legislativo y es injusto que las críticas sociales recaigan sobre áquel cuando son las cámaras de representación de los ciudadanos a través de la política las que crean la pauta a los jueces. Cuántas redadas contra el proxenetismo son ordenadas por los Juzgados, quedando impunes los detenidos ó con ridículas multas, ante la impotencia de los magistrados.
    Es influyendo con trabajos como los de este artículo, como se debe intentar ir cambiando la mentalidad del hombre moderno para que la legislación endurezca las penas y avance en el rechazo de esta flagrante esclavitud que denigra tanto a sus víctimas como envilece al explotador y al "cliente".

    ResponderEliminar
  5. La razón está de tu parte. Eso es indiscutible. Pero como mujer a quien la vida le ha tratado muy bien me resulta difícil ocultar mis sentimientos de indignación e impotencia ante esta situación, a la que en alguna ocasión he oído justificar con el argumento de que "evita muchas violaciones". Por otra parte, aludes, muy acertadamente, a la falta de cariño como móvil para recurrir a estos "servicios", lo que nos llevaría a una más profunda reflexión sobre la forma más idónea de educar - ¡siempre la educación! - a una sociedad que delega también en los Centros de enseñanza la formación en valores éticos que, afortunadamente, nosotros recibimos en el seno familiar.

    ResponderEliminar
  6. El discurso de que "la existencia del ejercicio de la prostitución evita violaciones" está tan trasnochado como el pensar que la educación sólo emana de los educadores, al margen del seno familiar e incluso del círculo social circundante.
    Mayores tensiones se vivieron en la guerra secesionista norteamericana cuando se decidió abolir la esclavitud y sin embargo -cientos de miles de víctimas dejadas en el camino- la razón se abrió paso.
    Ambos estamos de acuerdo en lo fundamental: la modalidad de esclavitud que supone la prostitución ha de ser abolida, es sólo cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Gonzalo en primer lugar darle mi más sincera enhorabuena por crear este blog tan interesante sobre la divulgación de la historia del arte a través de la pintura decimonónica.El tema que trata en este artículo es muy interesante, y aunque parece que la visión romántica del XIX se ve muy alejada de la época actual, vemos que no es así y que aunque ciertas cosas han cambiado en esencia, la actividad sigue tan viva como hace 200 años. Para ilustrar este tema y aportar más información , comentar que hace unos meses se inauguró una exposición en París en el Musée d,Orsay. Obras como "la Olímpia" de Manet se dan la mano con otras de Picasso, Degas,Boldini, etc. En ella se puede ver un recorrido pictórico y documental a través de los ojos de pintores,literatos y fotógrafos europeos que vivieron y convivieron de primera mano con el tema.Un cordial saludo y que la cultura nunca muera. Gracias!

    ResponderEliminar
  8. Tuve ocasión de admirar la exposición parisina que comentáis -así como "La bebedora de absenta" de Picasso, cedida temporalmente en préstamo al M. d'Orsay- y fueron precisamente las obras de Toulouse-Lautrec que se exhibían, las que me decidieron a redactar el artículo sobre tan delicado tema.

    Quedo encantado de que hayáis encontrado estas páginas -tan de vuestra competencia-, porque auguro a vuestro Taller de Restauración de Arte (con nombre de Santa y ubicado frente al Santuario malagueño por excelencia) el éxito que vuestra formación universitaria en Bellas Artes y fuerte vocación, se merecen.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Don Gonzalo: describe Ud. al inicio del capítulo, correspondiente al cuadro "Una esclava en venta" de Jiménez Aranda, el contenido del cartel escrito en griego, que cuelga del cuello de la joven. ¿Podría calcularse qué equivalencia en valor actual tendría su venta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para conocer el valor actualizado de la venta, haríamos el siguiente ejercicio numismático:
      800 siclos de plata o shequels de peso reducido (tetradracma de Tiro = 14'4 grs.) son equivalentes a 30 monedas de oro (áureo romano = 20 denarios de plata), por lo que resultarían 600 denarios, que era la soldada anual de un Pretoriano de las legiones (profesional del ejército de rango suboficial, parecido al actual Cabo).
      Deduciríamos que entre los siglos II a. de C. y primera centuria de nuestra era, la joven y bella esclava iba a ser vendida en unos DOCE MIL EUROS ACTUALES (6.000 que de su sueldo teóricamente el militar cobraría en metálico e igual cantidad que le sería deducida en concepto de "rancho" y vestimenta).

      Gracias por su intervención.

      Eliminar
    2. Gracias a Ud. por su valiosa información y amabilidad.

      Eliminar