sábado, 3 de octubre de 2015

Monedas de ORO

Enseñar al que no sabe es acción caritativa y, como dice el refrán popular:
《 la caridad bien entendida ha de empezar por uno mismo》.
Esto debía pensar el Dr. Aguilera Salas, médico internista y psiquiatra, amante del arte y amigo de muchos pintores malagueños -Alberca, Barbadillo, Brinkmann, Peinado, etc.- a los que solía tratar y hasta asesorar en temas económicos, dado que era también un experto en inversiones financieras.


PEDRO PABLO RUBENS (1577-1640)
"La caridad romana -Cimón y Pero-"    DETALLE
Óleo s/lienzo   141x180 cms.   (c.1612)
Hermitage Museum, San Petersburgo (Rusia)
/Según el relato de Valerio Máximo: "el anciano Micón (Cimón) esperaba su ejecución en una celda de la cárcel sin que se le suministrara comida y su hija Pero, que debía tener un bebé, lo alimentaba a escondidas con la leche de su pecho"./


En una visita a la casa-taller del pintor Francisco Peinado en Alhaurín de la Torre, surgió en la conversación entre médico y pintor la cuestión de cómo un artista creador, absorto en su obra, podía dedicar tiempo y atención a temas pecuniarios que ni le gustaban ni entendía: fondos de inversión, acciones, planes de pensiones, corto o largo plazo..., eran conceptos que escapaban a su dominio y que sin embargo, mal encauzados por un asesoramiento interesado o ineficaz, podían dar al traste con lo conseguido en cuarenta años dedicados a la pintura, que era lo único que materialmente podía dejar a sus tres hijos.

Las continuas noticias de estafas bancarias, fraudes piramidales y desfalcos que
se venían cometiendo en el terreno financiero, le creaban ansiedad, pues daba la impresión de que en todas partes había 'chorizos'.




FRANCISCO PEINADO (Málaga, 1941)
"Inversiones en Bancos"
Técnica mixta s/táblex
Firmado: Francisco Peinado - 09
Galería JM (X-2009), Málaga

El médico, entendiendo que un pintor no es la persona adecuada para batir armas en el mundo financiero, le dio el siguiente consejo: "Paco, cuando vendas una obra, utiliza el dinero obtenido en vivir sin estrecheces, satisfaciendo tus necesidades y hasta algún que otro capricho, y lo que te sobre inviértelo en monedas de oro. Esa será tu hucha para el futuro o la que podrás transmitir sin problemas a tus hijos. Nunca tendrás grandes quebrantos ni te quedarás sin nada, pues las monedas de oro son un talón al portador en cualquier lugar del mundo, aventajando al lingote que ha de ser analizado antes de su venta. Evita comprar piezas conmemorativas que suelen tener fuertes plusvalías sobre el valor intrínseco del oro que contienen; guárdalas a buen recaudo y a salvo del apetito de visitantes no deseados, y duerme tranquilo".




También le explicó que Rubens fue un pintor rico, pues había sido muy prolífico. Se conservan más de 1.500 obras suyas, dado que hacía bocetos a color que sus ayudantes trasladaban a las telas para que el Maestro las terminara.



Los cuadros que vendía los transformaba en monedas de oro, con lo que amasó una considerable fortuna. Ejerció como diplomático en distintas cortes europeas y fue ennoblecido por Felipe IV de España y Carlos I de Inglaterra.










PETER PAUL RUBENS
"Autorretrato"   DETALLE
Óleo s/lienzo  pintado en 1623
Royal Collection, Windsor (Reino Unido)

Siguió explicándole que Brueghel el Viejo, quien también se formó en el mismo taller de Amberes en el que participó Rubens, llegando a ser padrino de su hija Anna, consiguió por los mismos métodos -cobrar sus cuadros en monedas de oro- tener una vida cómoda y buena hacienda, tan al contrario de otros muchos buenos artistas contemporáneos que terminaron sus días en la miseria.


JAN BRUEGHEL el Viejo (1568-1625)
Serie "Los sentidos"
Museo del Prado, Madrid 
/En el joyero, bajo los collares de perlas, aparecen onzas y doblones españoles de oro/


BRUEGHEL 'El Terciopelo'
-apodo de Jan Brueghel el Viejo, 
por su costumbre de vestir terciopelo-
/DETALLE del cuadro de PEDRO PABLO RUBENS:
"La familia de Jan Brueghel el Viejo"/



Como don José Aguilera -gran conocedor de la psicología de los pintores- veía cómo se iluminaban los ojos de su amigo, le espetó: "Pero sin caer en la avaricia, Paco. Si un hombre tiene hambre, come y se sacia su hambre. Tiene sed y bebe, calmando su sed. Pero si incurre en la codicia, nada podrá ya saciarle y la ansiedad por querer tener cada vez más, no le dejará vivir en paz, haciéndole desdichado. Recuerda: has de tomarlo sólo como un ahorro".


MARIANO FORTUNY MARSAL (1838-1874)
"La avaricia"
Óleo s/lienzo   31x41 cms.
Firmado: Fortuny
Colección particular, Barcelona 


Los padres de Francisco Peinado habían emigrado a Brasil en 1952 y él volvió a España con 22 años. Ahora, treinta años después de empezar a pintar decía: "Yo soy un pintor matérico, pero me ha costado mucho descubrirlo".


FRANCISCO PEINADO
"La Montaña de Oro"
Técnica mixta s/táblex   93x73 cms.
Firmado: Peinado (Pintado en 1986)
Diputación Provincial -Exposición "Las siete moradas"/Enero 1987-, Málaga 


Peinado se enteró por la prensa de que Pedro Solbes, ministro de economía del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, había vendido parte de las reservas de oro del Estado Español a un precio irrisorio -causando un grave deterioro a las arcas públicas- e indignado, protestó como un pintor sabe hacerlo: con los pinceles.


FRANCISCO PEINADO 
"La ruta del oro"
Técnica mixta s/táblex
Firmado: Francisco Peinado 
Galería JM (X-2009), Málaga 


FRANCISCO PEINADO 
"La ruta del oro"   RÉPLICA
Técnica mixta s/cartón piedra
Galería Birimbao (XI-2011), Sevilla 


Fotografía 
FRANCISCO PEINADO RODRÍGUEZ 
- Premio Internacional de Dibujo Fundación Mosa Pijade, Belgrado/1968
- Medalla de Oro de Andalucía a las Artes Plásticas, Sevilla/1992
- Premio Nacional de Grabado, Madrid/1994

                                                            Obras expuestas:
                                                            - Centro Nacional de Arte 'Reina Sofía', Madrid 
                                                            - Atenemin Tadie Museum, Helsinki (Finlandia)
                                                            - Biblioteca Nacional, Madrid 
(Para otros datos, ver Capítulo núm. 51: /Gritos de socorro/)


Desde aquella conversación en 1986, es rara la serie de Peinado en la que no haga alguna alusión al dorado metal, en obras donde la palabra "ORO" aparece a veces escrita reiteradamente, como aviso a compañeros de profesión que no hubieran tenido quien les quitara la venda de los ojos, ésto unido a su particular humor crítico, propio de mentes privilegiadas e inteligentes.


FRANCISCO PEINADO 
"El corralito" 
-perteneciente a la serie "La carreta"-
Técnica mixta s/cartón piedra
Firmado: Francisco Peinado
Galería Birimbao (XI-2011), Sevilla.


Terminaremos este 'aviso a navegantes' con una cita de BERNARD SHAW (premio Nobel de Literatura):

 《 Si se tiene que escoger entre confiar en la estabilidad natural del oro,
o en la honradez e inteligencia de los miembros de los distintos Gobiernos, 
con todo el respeto que me merecen esos dignos caballeros,
les aconsejo a ustedes vívamente 
votar por el oro 》



Núm. 68

6 comentarios:

  1. De Peinado, mas que la pintura, me gusta su forma de transmitir su mensaje.
    Te animo a seguir tus investigaciones que encuentro francamente interesantes.
    Me han encantado los capítulos nº 49 y 58.

    ResponderEliminar
  2. En reciente presentación de la última exposición de Peinado en el Ateneo de Málaga, el Vocal de Artes Plásticas de dicha Institución y reconocido crítico de Arte -ANTONIO ABAD- definía a este autor como el mejor artista-pintor vivo de nuestra Provincia, aún reconociendo que su obra es díficil de entender, pero coincidiendo con tu Comentario en lo excepcional de su mensaje creativo.

    Me alegra sobremanera que te haya llamado la atención el capítulo sobre 'la vanidad femenina' y también el que versa sobre nuestras peculiares manifestaciones religiosas en forma de 'procesiones'. Ambos he intentado impregnarlos de un trasfondo crítico y, si me apuras, casi filosófico, tan ajenos a un simple trabajo sobre pintura.

    Gracias por la estimable colaboración que prestas a estas páginas a través de tus intervenciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que gran consejo le dió el Doctor al Pintor !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Gracias al buen asesoramiento que el Pintor recibió en su día, su patrimonio quedó a salvo de los múltiples quebrantos económicos sufridos por tantos otros profesionales liberales en estos últimos años, y aún más: agradeció vivamente al Dr. Aguilera el haberle indicado cómo transmitir los ahorros de toda una vida a sus hijos, sin injerencias externas ni menoscabos...

      Eliminar
  4. Después de leer el recomendado capítulo nº 68: Monedas de ORO y algunos más de su interesante misceláneas, he de decirle que me arrepiento de no haber contactado antes con Ud. en esta afición (profesión para Ud). Si me permite darle un consejo, no se jubile nunca, para que así por lo menos, los que nos hemos jubilados y retomados el coleccionismo y la buena lectura, podamos disfrutar de su interesante blogs. Ya me gustaría poderle corregir en algo de lo que he leído suyo, pero además del profundo conocimiento que tiene de lo que escribe, percibo un regusto decimonónico parecido a los cuadros que comenta que hace que su lectura sea muy interesante y amena. Gracias.
    Manuel Marín Navarro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su amable Comentario, más que valioso para mí al proceder de quien ha sido excepcional Profesor de Dibujo y compañero.
      Le confesaré que en mi caso, antes que la 'profesión' tuve la suerte de sentir 'afición', que surgió gracias a la invitacion que un importante y conocido empresario español me cursó, para una Bienal Nacional de Arte que patrocinaba y que se venía celebrando desde hacía unos años en Barcelona.
      Aquel mundo que se descubría ante mí -tenía entonces 23 años- me indujo primero al estudio y después a la investigación autodidacta, hasta aterrizar en la especialidad de la Escuela Malagueña del XIX.

      Al cabo de los años, he decidido que el conocimiento adquirido debía traspasarlo a lectores interesados y agradecidos como Ud., a fin de que tan ardua labor no se pierda en el tiempo.
      Es por lo que tanto agradezco la colaboración que prestan a mi modesto trabajo.
      No pienso "jubilarme" y mientras me asistan suficiente fuerza y cordura, estaré a disposición de quien me requiera en estas lides.

      Un atento y cordial SALUDO.

      Eliminar