domingo, 1 de noviembre de 2015

Un cadáver encima de la mesa

Para intentar comprender el mensaje que trata de transmitir el bellísimo cuadro de ENRIQUE SIMONET titulado "¡Y tenía corazón!", considerado una de las joyas del Museo de Bellas Artes de Málaga y que es tan apreciado en la Ciudad desde que se colgó por primera vez como depósito del Museo del Prado, haremos un recorrido inusual comenzando por la figura del hispanista inglés más célebre de todos los tiempos:

GERALD BRENAN (1894-1987)
Retrato al óleo de Dora Carrington /1893-1932/

El escritor británico, enamorado de estas tierras del Sur, donde vivió la última parte de su vida, falleció en su casa del pueblo malagueño de Alhaurín el Grande a los 92 años, habiendo hecho como acto de última voluntad, generosa donación de su cuerpo a la Facultad de Medicina de Málaga para que su cadáver fuera utilizado en prácticas de Anatomía.


     GERALD BRENAN
    /fotografiado en su venerable ancianidad/


Una vez fallecido, desde el principio hubo incidentes: un fotógrafo de prensa rompió una ventana para acceder a la cámara donde reposaba el cuerpo, teniendo que comparecer ante los tribunales por acción sacrílega y siendo censuradas las fotografías tomadas.

Tampoco la última voluntad de "Don Geraldo" -como cariñosamente le llamaban sus vecinos- fue cumplida: el Dr. Smith Ágreda sometió el cuerpo del fallecido a una especial preparación para su conservación y después de 14 años mantenido en formol, fue finalmente incinerado y enterrado junto a los restos de su esposa, la poetisa americana Gamel Woolsey, en el bello Cementerio Inglés de Málaga.

Después de tantos años, el Dr. Smith había renunciado a utilizar el cadáver en prácticas de disección, por respeto al insigne humanista. Según su criterio "no era docente ni decente".
En los sótanos de la Facultad donde tanto tiempo había permanecido, hay colocada una placa con la inscripción
"HIT LOCUS EST UBI MORS VITAM DOCET"
(este es el lugar donde la muerte enseña vida)
Universidad de Málaga - Facultad de Medicina 



Don SANTIAGO RAMÓN y CAJAL (1852-1934)
-Premio Nobel de Medicina-
rodeado de alumnos en una lección de anatomía.
Fotografía de 1927


El misterio de la muerte y la incógnita sobre lo que puede haber más allá, ha subyugado a los artistas de todos los tiempos, poseedores de una especial sensibilidad hacia lo trascendente y habiendo demostrado esa preocupación en la concepción de innumerables obras.


MICHAEL JANSZ van MIEREVELT (1567-1641)
"La lección de anatomía del Dr. Willem van der Meer"
Óleo s/lienzo   147x202 cms.
Pintado en 1617
Museum Het Prinsenhof, Países Bajos (Holanda)



REMBRANDT Harmensz van Rijn (1606-1669)
"Lección de anatomía del Dr. Joan Deijman"
-este escorzo del cuerpo del cadáver nos recuerda al Mantegna del siglo XV (ver capítulo núm. 66: "Soberbia y humildad")-
/Fueron varias obras -entre pinturas y dibujos- las que Rembrandt realizó sobre los progresos que en su época iban teniendo lugar en el terreno de la anatomía./

Este gran pintor holandés, después de enviudar con 36 años de su primera esposa, incurrió en grandes dificultades económicas dada su afición a coleccionar obras de arte y antigüedades, que arruinaron finalmente su hacienda, teniendo en 1656 que subastar casa y pertenencias al declararse en quiebra.


REMBRANDT HARMENSZ 
"Lección de anatomía del Dr. Tulp"
Óleo s/lienzo   170x217 cms.
Firmado y fechado en 1632
Museum Mauritishuis, La Haya (Holanda)
/Esta obra fue un encargo hecho al pintor por el Gremio de Cirujanos de Amsterdam, en la que retrató al Dr. Tulp y siete colaboradores, actuando en pleno invierno para evitar la putrefacción del cadáver. Los nombres de los miembros del grupo están escritos en el folio que sostiene uno de ellos./

REMBRANDT HARMENSZ 
"Lección terminada"
/En este segundo cuadro, con la calavera en la mano, el cirujano Dr. Tulp da por finalizada la intervención. El cadáver pertenecía a Adriaanzoon, un delincuente condenado a la horca días antes./

La palabra CIRUGÍA proviene del griego "kheirurgia" (kheir=mano / ergon=trabajo)


ADRIAEN BACKER (1635-1684)
"Lección de anatomía del Dr. Frederik Ruysch"
Óleo s/lienzo   168x244 cms.
Pintado y firmado en 1670
Museo de Amsterdam (Holanda)

Durante los siglos XVII y primera mitad del XVIII, se pusieron de moda los cuadros de 'lecciones de anatomía' y cualquier cirujano que se preciara -según sus posibilidades económicas- encargaba a uno u otro maestro pintor el consiguiente cuadro de rigor, donde figurara él dirigiendo la operación.


JAN VAN NECK (1634-1714)
"Lección de anatomía del Dr. Frederik Ruysch"   DETALLE 
Óleo s/lienzo pintado y fechado en 1683
/En esta obra, el anatomista insistió en que apareciera sobre la mesa de operaciones el cadáver del 'nonato' junto a la placenta, aún comunicada con el cordón umbilical, lo que no ofrecía una visión agradable para ser colgado el cuadro en las paredes del salón o gabinete de la mansión de un burgués rico, únicos sujetos que adquirían obras de arte además de los príncipes./

La composición anterior serviría hoy también como moderna alusión al igual peso -3 kilos- de un feto a término y los restos de un adulto tras ser incinerado.



CORNELIS TROOST (1697-1750)
"Lección de anatomía del Dr. Willem Röell"
Óleo s/lienzo pintado y fechado en 1728



En el siglo XIX, con el realismo se retoma el tema, pero ya por iniciativa de los propios artistas, donde son ellos quienes deciden cómo mostrar la escena, primando el sentido artístico y con la esperanza de que terminaran exponiéndose en museos o instituciones públicas.


GABRIEL Cornelius Ritler von MAX (1840-1915)
"El anatomista"
Óleo s/lienzo pintado y fechado en 1869
Colección privada 
/En este caso, el cadáver que va a explorarse sobre la mesa, es el de una joven mujer. Hasta 1720 había estado totalmente prohibido utilizar cuerpos femeninos en las autopsias./

Un detalle en este cuadro ha dejado un halo de misterio sobre la personalidad de la muerta: el resplandeciente anillo-alianza que lleva el médico en su mano derecha. ¿Qué significado quiso darle el pintor?

"El anatomista"
DETALLE 


En el mismo año en que fue pintada la anterior obra de Gabriel von Max, un maestro del impresionismo que está rompiendo moldes en París, accede al tema:

PAUL CÉZANNE (1839-1906)
"La autopsia"
Óleo s/lienzo   49x80 cms.
Firmado y fechado en 1869
Colección particular, París 



Y para terminar siendo expuesto con todos los honores en el Museo d'Orsay, en 1887 un pintor francés -al que nueve años antes habían rechazado una obra en el Salón de París, por inmoral ("Rolla", ver capítulo núm. 69)- describe en un gran cuadro, al modo de los maestros del XVII, un nuevo descubrimiento en el campo de la Medicina:

HENRI GERVEX (1852-1929)
"Antes de la operación"
Óleo s/lienzo   242x188 cms.
Firmado: H Gervex 87
Musée d'Orsay, París 
/En esta magnífica composición bañada de una luz clara, el pintor muestra cómo el Dr. Péan se dispone a enseñar a sus alumnos la comprensión del funcionamiento de los vasos sanguíneos, en el Hospital de San Luis./



En el Nuevo Mundo, los pintores no fueron ajenos al tema que nos ocupa y así, un norteamericano -gran admirador de Rembrandt- pintó en Filadelfia una obra que denotaba con gran realismo su gusto por la objetividad científica, auspiciada por los profundos estudios anatómicos a los que previamente había prestado gran atención.

TOMAS EAKINS (1844-1916)
"La clínica del Dr. Gross"  
Óleo s/lienzo   240x200 cms.
Firmado y fechado en 1875
Museum of Art, Philadelphia (USA)
/Esta obra fue rechazada en 1876 por el Comité de Selección de la Exposición del Centenario de Filadelfia, no pudiendo ser exhibida en la misma./

"La Clínica del Dr. GROSS"  
DETALLE 
/Un crítico del "The Evening Telegraph" escribió sobre dicho desacierto, denunciando que era una lástima que los remilgos del Comité, hubieran obligado al artista a llevar su cuadro al edificio del Hospital Militar del Ejército, privando al gran público de su contemplación./


Catorce años más tarde, Eakins volvía a pintar sobre el mismo tema, esta vez evitando detalles sanguinolentos y recibiendo la aceptación de todos:

THOMAS EAKINS 
"La clínica del Profesor Agnew"
Óleo s/lienzo pintado y fechado en 1889
Universidad de Pensilvania (USA)
/Cuando Eakins -por méritos propios- fue nombrado Director de la Academia de Bellas Artes de Pensilvania, creó una asignatura dentro del programa de estudios llamada "Anatomía y Disección", revolucionando el hasta entonces anticuado concepto de la enseñanza artística. Al final, hubo de dimitir y abandonar el cargo por la presión de la moral pacata del Consejo Rector de la Academia, que criticaba su insistencia en la necesidad de que los alumnos realizaran estudios de desnudos de modelos al natural, como venía haciéndose en Europa./


Sólo un año después de ser pintado el cuadro de Eakins antes descrito, en el Sur de España un pintor al que llegaría a llamársele "el Sorolla malagueño", llena de poesía y luz uno de los más bellos lienzos conservados en el Museo de la Aduana de Málaga:

ENRIQUE SIMONET LOMBARDO (1866-1927)
"¡Y tenía corazón!" -Autopsia del corazón-
Óleo s/lienzo   177x291 cms.
Firmado y fechado en 1890
Museo Provincial de Bellas Artes, Málaga 
/Realizado en Roma -durante su estancia allí pensionado- y según lo obligado y comprometido como trabajo anual sobre desnudo, en esta sobrecogedora obra Simonet muestra al anciano forense extrayendo el corazón, durante la autopsia, a la joven que yace sobre la mesa.
Por cartas que el pintor envió a su familia en Málaga, se sabe que se sirvió como modelo de una actriz que se había suicidado por envenenamiento, aunque años después corrió el rumor -transformado en leyenda- de que la fallecida era una prostituta romana pelirroja que se entendía con los jóvenes pintores españoles./

Técnicamente, el cuadro ha querido ser encasillado por los críticos como "pintura sobre realismo social, dentro de la corriente cientifista del siglo XIX", pero por encima de esas apreciaciones subjetivas, la carga emotiva de la obra la hace propiciatoria de reflexión sobre la levedad del ser.
La juventud yacente -entregada en los brazos de la muerte- frente a la ancianidad del cirujano de nervudas manos y blanco pelo, subrayan dentro de la fría estancia que imagina el espectador del cuadro, el contrasentido de la existencia humana y su más profundo misterio.



La tradición cristiana, a principios de noviembre, con la próxima llegada del invierno
 y la acostumbrada piadosa visita a los cementerios, nos recuerda año tras año que:
todos los seres humanos 
-sin excepción alguna por condición o clase-
hemos de acabar un día 
 SIN VIDA 
ENCIMA DE UNA MESA.



Núm. 70
* * * 
========================================================================

- EPÍLOGO -

Felicidades a todos nuestros lectores por la reapertura del 'Museo de Bellas Artes y Arqueológico' de Málaga, en su magnífica nueva sede del "Palacio de la Aduana".

A los que creyeron en el proyecto y lo apoyaron: GRACIAS. 
Otoño de 2016
========================================================================

5 comentarios:

  1. Apasionante lección magistral sobre la metamorfosis de la Ciencia en Arte felizmente epilogada con la excelsa pintura malagüeña que, como tan expresivamente indicas, induce a la reflexión sobre la fugacidad de la vida, el carpe diem, y tantos tópicos que nos recuerdan la inevitable interacción existente entre el Arte y la Vida. La hábil captación de esta mediante la embriagadora luminosidad de la escena imanta nuestra atención hacia los protagonistas que tan injustamente han sido elegidos por la Parca: el viejo, ataviado con tono oscuro; la joven, cual dantesca "donna angelicata", realzada por la provocadora claridad con la que se despide antes de penetrar en la victoriosa oscuridad del Hades. Enhorabuena por la excelente labor de documentación y la amenísima explicación de las ilustraciones.

    ResponderEliminar
  2. Don Gonzalo: Yo tenía entendido después de consultar numerosa bibliografía especializada, que el subtítulo de la bellísima obra de Simonet era "Anatomía del corazón", sin embargo lo describe Ud. en su artículo como "Autopsia del corazón". ¿Cuál debe considerarse el correcto?.

    Enhorabuena por su bello y documentado trabajo y gracias anticipadas por su respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el registro de obras de los pintores españoles pensionados en Roma, figura a nombre de ENRIQUE SIMONET LOMBARDO un ejercicio de 1890 sobre el 'tema de desnudo', que el joven artista tituló "La autopsia del corazón".
      Efectivamente, lo que se muestra en el gran cuadro es la extracción de la víscera por un cirujano forense.
      Simonet, de anterior vocación religiosa, encubría así el obligado tema del desnudo académico con determinado sentido moral contraponiendo a la belleza del joven cuerpo femenino la presencia de la muerte.
      Lo de 'Anatomía del corazón' es subtítulo posterior incorrecto, pues tanto en cartas de 1890 a la familia como en posteriores referencias sobre el particular de su esposa -doña Asunción Castro Crespo (retrato al óleo en "Señora con mantilla", Capítulo núm. 49)- quedó probado el verdadero título que originalmente el autor había dado al cuadro:
      "Autopsia del corazón - ¡Y tenía corazón!".

      Gracias por su interés.

      Eliminar

  3. Larga vida a la Escuela de Pintura Malagueña y al autor de este Blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo, por tus deseos de longevidad.
      La Escuela Malagueña de Pintura perdurará a través de alumnos y seguidores (Capítulo 52:/¿Quién sigue ahí?/); yo duraré lo que el Altísimo quiera; pero lo que no tengo muy claro es cuánto va a seguir existiendo en la Red este trabajo:
      Como molesta a determinadas personas del mundo académico, al dejar en entredicho equivocaciones y errores, así como a galeristas y anticuarios por las fraudulentas ventas que durante años impunemente han efectuado, ya hemos sufrido numerosos ataques informáticos que han intentado eliminar todo el Blog o su parte gráfica, para inutilizarlo.
      Este es el precio de luchar contra corriente, aunque he de reconocer y agradecer públicamente, la eficaz ayuda prestada por los colaboradores de Blogger para neutralizar esas incursiones piratas, efectuadas por técnicos informáticos marginales por orden de otros.
      Ojalá mi trabajo de dos años -y resultado de muchos de estudio y experiencia- no se pierda por esos intereses espúreos, y pueda seguir sirviendo de ejercicio didáctico para todos aquellos que aman esta disciplina artística.

      Y gracias también, por tu valioso apoyo moral.
      UN AFECTUOSO SALUDO,
      gonzalo

      Eliminar